En busca de la dignidad perdida

Gil Loescher expone sobre refugiados en el Tribunal Superior del Trabajo en Brasilia (Foto: Antônio Pureza/ASCS-TST)

Gil Loescher expone sobre refugiados en el Tribunal Superior del Trabajo en Brasilia (Foto: Antônio Pureza/ASCS-TST)

El Profesor de Oxford expone sobre el refugio prolongado, en la conferencia patrocinada por el British Council en Brasilia

* Carolina Montenegro

“Para Sérgio Vieira de Mello, restaurar la dignidad de los refugiados, de sus comunidades y de sus naciones era el mayor trabajo humanitario de la ONU”. En una de sus últimas frases durante la conferencia de este jueves en Brasil, el americano Gil Loescher apuntó el camino y el tamaño del desafío para trabajar con una de las mayores crisis humanitarias mundiales: la de los desplazamientos prolongados.

Profesor del Centro de Estudios de Refugiados de la Universidad de Oxford, Loescher es uno de los mayores especialistas del mundo en derecho internacional humanitario y protección de refugiados. Vino a Brasil esta semana para cerrar un ciclo de seminarios en homenaje al brasilero Sergio Vieira de Mello, alto comisionado de la ONU que murió en un atentado con bomba en Irak hace cinco años. Loescher también estaba en la oficina que fue el objetivo del ataque y sobrevivió, pero otros 21 funcionarios de la organización murieron.

Loescher tuvo las piernas paralizadas por el incidente, pero mantuvo su voz activa. En Brasilia, debatió el refugio prolongado, tema de su libro más reciente y fruto de años de investigación en el área y de visitas a campos de refugiados en todo el mundo.

“Cerca de dos tercios de los refugiados del mundo viven en situación de refugio prolongado, que la ONU define como poblaciones por encima de 25 mil personas viviendo en exilio por más de cinco años”, explicó Loescher.

Según el académico, solo recientemente la cuestión comenzó a ganar espacio en la agenda pública. “Solo ahora la comunidad internacional comienza a ver que trabajar con la situación del refugio prolongado es crucial para contener la inseguridad y promover la paz duradera en estados frágiles, victimados por constantes conflictos internos” afirmó.

Loescher conoció de cerca por primera vez la realidad de las situaciones de refugio prolongado cuando visitó el campo de Dadaab en Kenia en 2001, donde somalíes viven desde hace años huyendo de la violencia, del hambre y de la sequía en el país vecino. “La mayor parte de esas personas viven en situación precaria, en un limbo permanente, son generaciones de familias que están siendo criadas en campos de refugiados”, cuenta.

Montados en 1991, con capacidad para albergar a 90.000 personas, los tres campos de refugiados de Acnur (Agencia de las Naciones Unidas para Refugiados) en Dadaab tienen hoy cerca de 250.000 somalíes. Y los números no dejan de crecer: en 2008, 65.000 somalíes buscaron refugio en Kenia, contra 19.000 en 2007.

Loescher denunció también la falta de perspectivas de los refugiados en una situación como esta y el derecho de libertad de movimiento y de trabajar que les es negado por las propias circunstancias de la vida en el campo de refugiados por años. Los impactos psicológicos de esta situación permanente se reflejan en el aumento de casos de violencia y suicidios entre refugiados.

“Los refugiados son vistos como un peso, en vez de tener su potencial aprovechado”, dice. Él destacó que involucrar y capacitar a los refugiados en trabajos de infraestructura y comercio dentro de los mismos campos, puede contribuir para fortalecer la economía local y ayudar a cambiar la escena política de los países de donde vinieron.

Por coincidencia, Loescher había ido a la oficina de la ONU en Bagdad para conversar con Vieira de Mello, en agosto de 2003, justo sobre la situación de los refugiados iraquíes que habían huido para Siria y Jordania, luego de la invasión de los Estados Unidos. “Yo ya había hecho varias visitas a la región y los iraquíes siempre me preguntaban si un día podrían volver seguros a su país”, cuenta el profesor americano sobre el conflicto que generó otra situación de desplazamiento prolongado.

“Mucho aún puede hacerse, y necesita hacerse, para cambiar todo esto. Sergio pasó la mayor parte de su carrera ayudando a los refugiados, fue una persona ejemplar. Y fue el coraje y la esperanza de tantos refugiados que conocí que me dieron el coraje y la esperanza para recuperarme después del atentado. Si creemos en los refugiados y en los ideales de Sergio Vieira de Mello no podemos permitir que las situaciones de desplazamiento prolongado continúen”, finalizó Loescher, bajo los aplausos.

* Reportera Especial Refugees United

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: